BSG Radio // Con sello propio

http://bsgradio.com.ar/archivos/1086

¿Quién mató a Mariano Ferreyra? - La película

Si hay algo que tarda más que curar una herida es secar una lágrima. Mucho más se tarda cuando son las de una sala de cine entera.



Ya estoy en mi casa, luego de caminar unas pesadas cuadras con fotogramas que van y vienen en mi cabeza. Audios, escenas, fotos, testimonios. Todo se agolpa y estalla en lágrimas, como estallaron en todo el cine.



Hace mucho que no siento algo parecido a la hora de entrar a un cine, es difícil de explicar, es ese cosquilleo en la espalda, esa sensación de que algo importante voy a presenciar. Algo que va a marcar un antes y un después.



Cualquiera se sorprende al momento de ver en la cartelera a Martín Caparrós protagonizando una película. Encarna el papel de Andrés Oviedo, un periodista golpeado por los trajines del nuevo periodismo. Ese periodismo que lo único que busca es un titular, un responsable y una víctima. Andrés lucha contra ese periodismo vacío llevando adelante una investigación profunda sobre el asesinato de Mariano teniendo como único faro que ilumina su camino la ética del genial Rodolfo Walsh. Tan profundo es su compromiso con el periodismo de investigación y con la verdad que se ve obligado a resignar cosas importantes en su carrera pero gana muchas otras, como investigar codo a codo con su hija Ana (Lucía Romero) que estudia comunicación social y está ansiosa por saber la verdad. La verdad que se encuentra bien al fondo tapada por el poder y manchada por la sangre de inocentes. Ella sabe que Mariano pudo haber sido un amigo, un compañero de la facultad o ella misma. Sabe que cualquiera de nosotros pudo haber sido Mariano.


La película mantiene un dinamismo que entrelaza tres momentos. La investigación de Andrés junto a su hija, los testimonios de familiares, amigos y compañeros de Mariano y los hechos ocurridos aquel fatídico 20 de octubre de 2010.

Sin perder un hilo conductor y culminando todas las etapas en un mismo lugar este film no solo nos muestra de manera transparente y verídica la clase de hijo, hermano, amigo y militante que era Mariano.



Es también una pequeña clase ilustrada de los embates que sufrió durante toda la historia la clase obrera y el sindicalismo de base. Cualquier persona ajena a disputas gremial que se siente en una sala va a poder entender que es la tercerización laboral, cómo y por qué se privatizaron las empresas estatales. ¿Cuál fue el rol de los gobiernos y sus funcionarios? Las bambalinas de lo que es esta ola de “estatizaciones” que no llegaron a más que a la generación de cooperativas manejadas por la burocracia de los sindicatos que contratan empleados para tercerizarlos en las empresas “estatales”.



Podemos saber también quien es Pedraza, Favale, Diaz y tantos otros que lo único que hacen es ser fuerza de choque de la Unión Ferroviaria y del Frente para la Victoria.



Si debo destacar un punto alto es el momento en que se escucha el audio de la entrevista que le hizo Alejandro Rath, uno de los directores del film, a José Pedraza. Se siente la impunidad de los poderosos en las palabras del máximo líder de los ferroviarios. No tiene tapujos en mencionar uno por uno a los funcionarios del kirchnerismo que lo apoyaban más allá que luego de lo sucedido la prensa oficialista lo vinculara a Duhalde. Pedraza deja ver que el modelo de unicazo sindical que aún es mantenido desde las altas esferas del gobierno ve a un disidente no como un adversario político sino como un condenado a muerte. Él es el verdugo.

 

¿Quién mató a Mariana Ferreira? Interpela los sentimientos desde varios lugares. La muerte de un hijo, no importan las razones aunque en una muerte nunca las hay, no deja de ser ese punto de quiebre para la mamá de Mariano. Habla con alegría de él, recuerda su forma de ser, su timidez pero a la vez el ímpetu que tenía a la hora de llevar adelante su tarea militante. Todas son risas hasta que le preguntan si lo extraña. Ya todo es tristeza.



También interpela desde lo laboral, ver como se los manejos de las burocracias sindicales, los gobiernos y los ministerios de trabajo no pueden confluir en otro pensamiento posible. El trabajador siempre pierde. El “gil trabajador” como dice una vieja canción es pisoteado no solo por las patronales, también por su gremio y su gobierno.

El 19 de abril habrá una sentencia en el juicio por la muerte de Mariano. Solo espero que podamos estallar en un grito de justicia.

© 2013 ojo obrero

  • twitter-bird2-square
  • facebook-square